Territorio Havaianas
Compártelo:

HAVAIANAS, EN LA CIUDAD DEL ROCK

Hay muchas cosas que definen el verano: el sol, la playa, los amigos, las terrazas... Pero en los últimos años hay una que ha venido marcando la estación del año más divertida, colorida y musical del año: los festivales. Algunos los hemos repasado en este mismo blog porque, como grandes amantes del verano y las buenas vibraciones que desprende, en Havaianas somos muy fans de todos los festivales que se celebran por el mundo.

Una de las más importante de la temporada es, sin duda, Rock in Rio: un certamen que nació en Brasil a mediados de los años 80 y que es conocido mundialmente como "el festival más grande del mundo".
En la última edición del Rock in Rio, celebrada en Lisboa en la segunda quincena del mes de junio, Havaianas ha querido poner su granito de arena, llevando a tierras lisboetas un trocito de Brasil. Los días 23, 24, 29 y 30 de ese mes, con el cuerpo ya en modo 'verano musical', los más de 340.000 asistentes al festival que habían acudido para ver a Bruno Mars, The Killers o Kate Perry, pudieron, además, disfrutar de las actividades y juegos que la marca de chanclas más popular del planeta había preparado para tal ocasión.
Si alguna vez has estado en un evento de estas características, sabrás que lo que más se agradece de vez en cuando es desconectar un poco de la multitud y abstraerse por unas horas de la música para coger fuerzas. ¿Cómo? Pues por ejemplo, participando en una 'tirada de cocos', o aprovechando un descanso entre concierto y concierto para refrescarte gracias a la 'Havaianas shower', la ducha más 'cool' y original que puedes encontrar, una chancla gigantesca y colorida.

El rinconcito que Havaianas tenía instalado en el Rock in Rio de Lisboa funcionaba como una pequeña cápsula teletransportadora en la que, por unos momentos, pareciera que el festival se estaba celebrando en el mismísimo Río de Janeiro.
Como en todo gran evento que se precie, también hubo un photocall: Havaianas instaló un set de lo más tropical para que las redes sociales de los visitantes se llenaran de palmeras, cocoteros y tucanes. Y además de poder refrigerarse y pasar un rato divertido, los participantes podían llevarse algún premio, siempre y cuando demostraran su habilidad para derribar cocos con una pelota. Los más hábiles eran recompensados con kits de regalo de la marca.

Post relacionados